Los amigos con derecho a roce

Tener amigas para un hombre no es fácil, porque siempre va a parecer otra cosa. Amigas, amigas. No amantes. Tampoco roces. Puede que las intenciones de aproximación sexual no existan por ninguna de las dos partes, sino simplemente el deseo de tener una amistad.

¿Será verdad?

Tener amigas, para algunos hombres, es semejante a tener otras madres. Te pueden asesorar en la ropa que te queda mejor. Y a veces hasta son las que mejor te escuchan. Suele pasar.
Para tener amigas, que solo sean amigas, deberá quedar claro de tu parte pero también por parte de ellas que lo que está por encima de todo entre vosotros es la amistad. El buen trato. La confianza. Y la reciprocidad.

Una relación difícil de creer

Sin embargo es difícil de creer que dos personas jóvenes y de sexos opuestos aun cuando tienen vida en pareja ambos, puedan tener una relación de amistad.

La amistades, simplemente amistad entre un hombre y una mujer puede despertar celos por parte de las respectivas parejas que tiene cada uno. ¿Pero tiene de malo que un tío quede con una tía solamente porque los unen los vínculos de la amistad? ¿Pero por qué si ocurre entre dos personas del mismo sexo no se cuestiona? ¿O será acaso que entre dos mujeres que presumen de ser amigas no puede haber algo más? Y en el caso de los hombres, desde luego también.

Pero ocurre que si Frank le dice a Belén que ha quedado esta noche para cenar con Natalia, la mujer de Frank pensará que o su novio está loco o ella es idiota. Por ese motivo y dado que Frank tiene unos lazos de amistad muy fuertes y afectivos con Natalia, y dado que conoce como es su mujer, preferirá decir que se fue con Carlos a ver el fútbol.
Cierto es que a veces no es fácil mantener los vínculos amistosos entre un hombre y una mujer pero si por las dos partes están de acuerdo en que no desean que la amistad se difumine, encontrarán mecanismos ya sea para verse lo cual se podrá prestar a muchas interpretaciones en caso de que alguien los vea juntos o en todo caso a decir que en efecto Frank y Natalia son amigos. Pero ¿qué tiene Natalia para Frank? ¿Por qué se lo pasa tan bien con ella aun cuando está enamoradísimo de Belén? ¿Todo se debe a la confianza? ¿Al grado de receptividad que existe en Natalia y por parte de Frank?
Tal vez sea que la amistad entre un hombre y otro hombre no difiere de lo que es la amistad entre una mujer y un hombre o entre dos mujeres…

amigos con derecho a roce

¿Demasiadas dudas señores?

Lo que predomina por encima de todo es ese lazo afectivo que los une, pero sobre todo la confianza y el deseo compartido de escuchar. No planifican nada en relación al futuro. Son un cajón de sorpresas todo el tiempo. ¿Hay amistades así? Alguien dijo, no recuerdo quien, que la amistad entre una mujer y un hombre es el amor sin alas. Y es que aunque haya similitudes con otras formas de hacer amigos, la diferencia siempre estará en que se trata de un hombre y una mujer que lo que buscan es estar juntos. Solos, tal vez porque en el fondo lo que realmente ocurre es que se aman.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *